Aprender desaprendiendo.

Se atribuye a un filósofo cínico, discípulo de Sócrates, Antístenes. "El aprendizaje más necesario es desaprender los vicios". Pero para eso hace falta conocerse.
Con el juego y casi sin darnos cuenta también podemos conocernos y desarrollar la capacidad de conversar con nosotros mismos.




 Si la botella fueras tú 
¿Cómo dirías que es tu botella? 
¿Qué contenía ayer? 
¿De qué te gustaría que estuviera llena?




Tu relación con el grupo





 ¿Por qué te has colocado ahí?





Comentarios

Entradas populares de este blog

Como tú, piedra pequeña

Una página del "Libro de Pitágoras"

Emocionante