Monólogos - Dinámicas - Libreto


         En nuestra ópera varios personajes hablan consigo mismos en algún momento,
     por eso hemos hecho el ejercicio de poner por escrito nuestras reflexiones. 
         Aquí hay un pequeño resumen de pensamientos demasiado reales y demasiado 
     habituales que cruzan las cabezas de los miembros de la compañía.

“No sé por qué tuve que ir ese día a robar si, la verdad, no me hacía falta. Me tenía que haber quedado en casa. Total si el dinero que saqué casi todo me lo gasté en droga y encima me veo otra vez preso.”

“Por la mañana me levanto y veo el nuevo día que me espera, que es desde hace un año y medio lo mismo de siempre.”

“¿Sabéis cómo se siente un preso todo el día observado? Cámaras, guardias, recuentos, cacheos y demás técnicas de quebrantamiento psicológico…”

“Me levanto un día más, feliz y contento en el gran monopolio de la reinserción, mirando a través de los barrote de mi ventana. Enfrente se levanta el gran muro que me separa de la sociedad.”

“¡Joder, a ver cuándo coño salimos ya de esta puta mierda. Siempre entre rejas y muros! Ya toca disfrutar de ser libre, libre para hacer lo que me apetezca, conocer gente nueva, intentar vivir de un trabajo, disfrutar de mi familia e irme de fiesta el día que me apetezca. Llevo desde los 18 y tengo 29. Tengo que recuperar todo el tiempo como sea, cueste lo que cueste, pero con cabeza.” 

“Me gustaría estar lejos de aquí, pero la realidad es que tengo que estar aquí. Lo único que tengo que hacer es esperar que todo esto no me afecte.”                                                                   

“¡Joder! Estoy harto de toda esta situación, de estar entrando y saliendo e esta puta cárcel. Estoy desesperado y no veo el día en que se acabe todo esto. y lo veo tan… tan lejos que toda esta situación me desespera, me ahoga, no veo el fin. Me consuela  el pensar que, dentro de lo malo y de mi realidad, me encuentro bien y tengo gente fuera que me está esperando y me apoya y ésta es la única fuerza que necesito para poder afrontar el último  tirón. Solo espero que pase el tiempo y llegue por fin el día en que pueda salir de aquí y poder afrontar mi vida empezando de cero y dando un carpetazo a todo mi pasado.”

“Ya estoy cansado de toda esta mierda, tengo que cambiar y dar un vuelco a mi vida, si no me la pasaré toda en la cárcel… Y mi familia sufriendo tras de mí. Tengo que hacer algo para remediar todo este dolor que he causado y lo único que puedo hacer es cambiar y hacer lo que debo.”

“¡Joder, qué asco! Otro puto día más… Esto parece que no va a acabar nunca… Pero ¡qué va! Esto no va a poder conmigo. Me niego… Yo soy más fuerte que todo esto. No hay muros ni barrotes que me quiten mi energía ni mi sonrisa.”

“Otro día más… el despertador. ¡Joder!… Estoy deseando ir a mi tierra y ver a mi familia, sobre todo a mi abuela que estará ahora desayunando. Me imagino, cuando me vea, la cara que pondrá… ¡Ja ja!”

“Si la sociedad no te tachara cuando sales por esa puerta como un expresidiario y te diera una segunda oportunidad… Si el mundo cambiara y nos ayudáramos más entre las personas… Si nos trataran como personas… creo que saldríamos rehabilitados.”

“Estoy cansado de salir de permiso y pensando que tengo que volver a la puta cárcel. Me gustaría salir de aquí ya y encontrar un trabajo e irme de aquí y no volver más. Pienso que esto es una locura…”


          Vamos a salir al escenario y vamos a hacerlo con seguridad y convicción. Vamos a actuar 
      como una compañía atenta, decidida, unida.
           Para eso hacemos ejercicios de desinhibición, de atención y concentración.

Hacemos un juego que consiste  en dar una palmada todos a la vez, primero con los ojos abiertos, luego con los ojos cerrados.
Otro juego consiste en llegar a contar desde 1 hasta el número de personas que somos, diciendo espontáneamente cada uno un número sin que nadie se pise y diga el mismo número.





        Tenemos el libreto y los personajes asignados... Y tres meses escasos por delante para      
     ponerlo en pie.

Comentarios

Entradas populares