LOS PERSONAJES EMPIEZAN A TOMAR LA PALABRA…



Creamos los personajes a partir de sus historias, sus vivencias y, sobre todo, sus acciones, sus maneras de relacionarse… las relaciones humanas son tan complejas…

Hermanos que se miran el uno en el espejo del otro

- Hermano… no quiero que pases por lo mismo que yo pasé… tu mayor problema eres tú mismo… ¿tú quieres acabar con esto?
- Sí hermano, necesito ayuda.
- Eso es lo primero por lo que hay que empezar.
- Mira cómo estoy, no sé si voy a poder, hay cosas que ya no me van a gustar tanto.

- Pues así es la vida, una lucha constante.

El sexto personaje de nuestra ópera ha nacido: el inmigrante

Me llamo Tangara. Salí de mi país para buscar un futuro mejor. Después de sufrir tanto, llegué a España. Por desgracia me deportaron. Volví otra vez saltando la valla de Melilla (como siempre) y al llegar a Madrid me paró la policía y… ¿qué me van a preguntar? ¡Documentación! (lo que nunca he tenido). 

Era un soleado día del verano de 1992 en la costa de Tánger. El cielo estaba despejado y la mar tranquila. El joven Kone, de 19 años, partía en su peculiar y peligrosa “aventura” a vida o muerte desde una pequeña playa, en busca de una vida mejor a la que llevaba en su país, Kenia, junto a su hermano mayor Kanú y 32 personas más. Su destino: las costas de España, Cádiz o Málaga, igual daba. Su medio para llegar: una frágil y vieja barcaza inestable de madera, medio carcomida por el paso del tiempo, el salitre del mar y el duro sol.

La solidaridad, la ayuda, la reflexión

Querido amigo, sé de buena tinta que hay otras maneras de buscarse la vida, he tenido que morir para darme cuenta… No te preocupes, voy a ayudarte como si fuera yo mismo, es lo único que puedo hacer para ayudarte, es el motivo por el cual he venido, después, seguiré mi camino.

Los personajes se encuentran por sorpresa

Llevaba un paso ligero. Más de una vez chocó con los caminantes que venían en sentido contrario. Se disculpaba casi sin mirarlos a la cara y seguía hacia delante. De repente se detuvo como una estatua. Estaba quieto, atónito, mirando hacia la derecha. Había visto, o sea estaba viendo, en la terraza de un bar, a un amigo de la infancia. Se llamaba Mario, un camionero, pero aunque llevaba años sin verlo lo que lo tenía paralizado era que su antiguo amigo estaba desayunando con un fantasma…. “Llamadme Arthur, soy el fantasma Arthur”


Hola, buenas noches, perdonen que les moleste, a este chico lo he visto haciendo autoestop en la carretera y necesito saber dónde hay en este pueblo un locutorio donde trabaja un familiar suyo…

Esto es una creación colectiva


Juntos creamos 

Me gustaría ir lejos, a un lugar al que siempre he soñado ir….




Comentarios

Entradas populares de este blog

Emocionante

Cada semana

¡Dentro, regidora!